El relato de un niño

maltrato

Mi mamita me odia porque me parezco a mi papá él se fue dice mi mamita que se fue porque no me quiere y que él es malo pero no es así , el si me cuidaba me daba besitos me cambiaba mi pañal y me decía palabras bonitas , me daba con mucho cariño mi tetita, mami peleaba con él por todo y ella salía con sus amigas a pasear y regresaba tomada un día papá regreso temprano del trabajo y encontró otro hombre en casa, hubo muchos gritos, se golpearon y papá se fue.

Continuar leyendo

Imprimir

La pantera y los pastores

Una pantera, por alguna desgracia, cayó en un hoyo. Varios pastores la descubrieron, y algunos lanzaron sobre ella palos y piedras, mientras que otros, movidos por la compasión hacia quien va a morir, y sabiendo que no podría hacerles ningún daño, le lanzaron algún alimento para prolongar su vida.

Continuar leyendo

Imprimir

El hombre rico y el curtidor

Un hombre rico se mudó a vivir cerca de un curtidor, e incapaz de aguantar el olor desagradable de la curtiduría, presionó a su vecino para que se marchase de la vecindad. 
El curtidor aplazaba su salida una y otra vez, diciendo siempre que él se marcharía pronto. 

Continuar leyendo

Imprimir

El asno y el caballo de guerra

Un asno congratuló a un caballo por ser tan generosamente alimentado y cuidado, mientras que él mismo tenía apenas lo mínimo para comer y además le correspondía hacer un trabajo difícil. Pero cuando la guerra estalló, un soldado pesadamente armado montó al caballo, y llevándolo al campo de batalla, lo introdujo en medio del enemigo. 

fb_asno_ caballoguerra

Continuar leyendo

Imprimir

Las mulas y los ladrones

Dos mulas bien cargadas con paquetes andaban con dificultad por el camino. Una cargaba sacos con dinero, y la otra llevaba granos. 
La mula que llevaba el dinero andaba con la cabeza erguida, como si supiera del valor de su carga, y movía de arriba abajo las campanas sonoras sujetadas a su cuello. Su compañera seguía con el paso tranquilo y silencioso.

Continuar leyendo

Imprimir

El águila y el milano

Un águila, abrumada con una pena, se sentó sobre las ramas de un árbol en compañía de un Milano.
¿Por qué, tienes una mirada tan pesarosa? dijo que el Milano.

Busco, un compañero conveniente para mí, y no he sido capaz de encontrarlo. contestó ella.

Continuar leyendo

Imprimir

Más artículos...

pagina web pagina web