La pulga y el hombre

Un hombre, muy enojado con una pulga, la agarró por fin, y le dijo:
¿Quién es usted que se atreve a alimentarse de mis miembros, y darme tanto problema para poder atraparle?

La pulga contestó:

¡Oh mi estimado señor, le ruego conserve mi vida, y no me destruya, ya que realmente no puedo hacerle mucho daño!

El hombre, entre  risas, contestó:

Ahora ciertamente usted morirá por mis propias manos, para no sufrir yo ningún mal, sea este pequeño o grande, y no tener que tolerarlo.
 
Autor: Esopo.

Moraleja:
Quien hace algún daño, debe de estar preparado a sufrir sus consecuencias.

| Imprimir |